Un enterocele (prolapso del intestino delgado) ocurre cuando el intestino delgado desciende a la cavidad pélvica inferior. Se diagnostica mediante defecografía o defecografía de resonancia magnética dinámica. Desde la fisioterapia de suelo pélvico no se puede tratar un enterocele. Sin embargo, algunos de nuestros pacientes que presentan molestias anorrectales pueden tener un enterocele que no conocemos. Esto podría ser el motivode un tratamiento que no consigue sus objetivos, por lo tanto, es bueno saber cuándo tener en cuenta que puede existir un enterocele. Es por este motivo que me parece que el estudio que voy a discutir hoy es muy relevante para nosotros.

El objetivo del estudio es:

  • determinar el fenotipo clínico de pacientes con un enterocele,
  • mostrar asociaciones funcionales y/o anatómicas,
  • mejorar la evaluación (preoperatoria) de los trastornos del suelo pélvico.

Criterios de inclusión:

  • Molestias anorrectales* de al menos seis meses de duración.
  • Las molestias anorrectales pueden ser: dolor pélvico, presión, prolapso rectal, disquecia (sensación de bloqueo en la defecación, sensación de evacuación incompleta, esfuerzo durante la defecación), secreción de moco, sangrado anal e incontinencia fecal.

Criterios de exclusión:

  • Antecedentes de radioterapia pélvica.
  • Enfermedad inflamatoria intestinal.
  • Cáncer anal y/o rectal.
  • Estenosis anal y/o rectal.

Evaluación y pruebas:

  • Cuestionarios autoadministrados (por ejemplo: Cleveland Clinic Incontinence Score (CCIS), Knowles-Eccersley-Scott Symptom Constipation Score (KESS), Gastrointestinal Quality of Life Index (GIQLI)).
  • Examen físico.
  • Manometría anorrectal.
  • Distensión rectal.
  • Defecografía.

Los pacientes con enterocele diagnosticado por defecografía se compararon con pacientes sin enterocele. Los pacientes fueron emparejados por sexo y edad. Un paciente con enterocele fue emparejado con dos pacientes sin.

En total, 135 pacientes con un enterocele fueron elegidos para participar. Fueron emparejados con 270 pacientes. El total fue de 405 pacientes fueron incluidos en el estudio.

De los pacientes con enterocele, la edad media fue de 57,6 y el 92,6% eran mujeres. Las pacientes con enterocele habían tenido significativamente más cirugía pélvica P: 0.04 e histerectomía P: 0.002.

Los pacientes con enterocele tuvieron significativamente más dolor pélvico P: 0.03, prolapso rectal P: 0.01 y síndrome del intestino irritable P: 0.01 (más tipo de estreñimiento).

No hubo diferencia en la manometría anorrectal entre los grupos.

La defecografía mostró que los pacientes con enterocele tenían significativamente más: prolapso rectal manifiesto (P: 0001), descenso perineal en reposo (P: 0.005), descenso perineal durante el esfuerzo de defecación (P: 0.0001) y el vaciado rectal ≥80% estaba en 46% de los pacientes con un enterocele en comparación con el 63% de los pacientes sin (P: 0,001).

Por supuesto, debemos tener en cuenta que esta investigación trata de capturar fenotipos y síntomas de pacientes con enterocele para no encontrar relaciones causales. Esta investigación muestra que los pacientes con dolencias anorrectales asociadas a la existencia de enterocele son en su mayoría mujeres que han sido sometidas a cirugía pélvica, a menudo una histerectomía, en el pasado, tienen un prolapso rectal o tienen SII con estreñimiento.

Reference:

Chronic pelvic pain and rectal prolapse invite consideration of enterocele. Brochard C, Ropert A, Chambaz M, Gouriou C, Cardaillac C, Grainville T, Bouguen G, Siproudhis L. Colorectal Dis. 2019 Oct 17. doi: 10.1111/codi.14877. [Epub ahead of print]

Suscríbete al canal de noticias pélvicas

¡Únete a la lista de correo para recibir las últimas noticias!

Te has suscripto satisfactoriamente

Subscribe!

Join the mailing list to receive the latest news.

You have Successfully Subscribed!

Share This